Shares

Muchas personas piensan en la ciudad de Las Vegas cuando se habla de entretenimiento y definitivamente estamos hablando de la capital en esta materia. En medio del desierto, Las Vegas es todo un paraíso, un derroche de excesos, luces, shows y todo lo que se quiera en cuestión de diversión para grandes y chicos. Alguna vez en la vida vale la pena visitar esta gran ciudad, uno de los maravillosos destinos en materia de entretenimiento.

Todo es espectacular en torno a la ciudad “del pecado” como es bien conocida mundialmente. Desde el aterrizaje, las vistas de la ciudad son majestuosas, mucho más en la noche obviamente; y cuando atraviesas el aeropuerto para reclamar el equipaje comienzas a ser invadido por publicidad y pantallas de alta calidad en colores y definición que invitan a shows, hoteles y eventos de todo tipo: musicales, obras de teatro, conciertos, casinos, city tours, etc.

Las Vegas es un negocio muy bien pensado y todos haremos parte de él cuando la visitemos. Nadie quiere perderse un show del Circo del Sol o quizá un musical de un artista reconocido. ¿Cómo no hospedarnos en uno de sus maravillosos hoteles y poder disfrutar de sus encantos y ambientes mágicos? Sin dudas, Las Vegas se impone como la capital del entretenimiento en el mundo y seguirá siendo reconocida como la pionera, a pesar de otras grandes ciudades que actualmente quieren desplazarla pero que sin lugar a dudas son copias de la joya estadounidense.

Todo debe empezar en Las Vegas con un recorrido por el “Strip” o la calle famosa que atraviesa la zona del entretenimiento y sobre la cual se levantan majestuosos hoteles, centros comerciales, tiendas lujosas y mucho más. Caminar de noche hace esta actividad mucho más impresionante por el derroche de luces que inundan la ciudad, hasta el punto de que es fácil reconocerla desde el espacio y en fotos nocturnas satelitales por la gran luminosidad que resalta sobre el desierto de Nevada que la rodea.

Hay una parada en medio del recorrido que es obligada y se trata del show de fuentes en el hotel Bellagio, un espectáculo que te deja sin respiración por 5 minutos en compañía de canciones de Frank Sinatra y Andrea Bocceli. Varias veces al día se repite el espectáculo y ocurre sobre un lago con enormes chorros de agua a presión en perfecta sinfonía con la música, resaltándose con las luces de la ciudad.

En Las Vegas debes tener buena disposición para caminar porque otro de los grandes atractivos es recorrer cada uno de sus impresionantes hoteles y tiendas. Las puertas están abiertas para todo el mundo y no necesitas hospedarte en el hotel para poder recorrer sus instalaciones. Ya te lo dije: todo es un negocio en perfecta sincronización. Los hoteles se las ingenian para que la gente atraviese sus casinos invitando al black jack, el poker y las máquinas tragamonedas.

¿Quieres dar un paseo sobre Las Vegas? Móntate en el helicóptero y disfruta de este maravilloso viaje desde el aire.

Shares