Estar a bordo del Oasis of the Seas, el Crucero más grande del mundo, es una experiencia única en la vida que realmente vale la pena ser vivida. Es un barco de tal magnitud, que en 7 días que estuve a bordo, no pude recorrer cada uno de sus rincones. Hay pantallas por todos lados que te ubican muy rápidamente dentro del barco para que puedas llegar a tu punto de destino, algo necesario en una ciudad flotante de 6.500 personas.

Viajar en Cruceros es la mejor manera de viajar, si lo que buscas es verdadero descanso y tratamiento 5 estrellas. Una vez ingresas al barco, simplemente te pones cómodo y empiezas a disfrutar. La oferta es ilimitada: restaurantes de todo tipo, gimnasio, piscinas, centros de spa, tiendas, diversidad de shows, simulador de olas, muro escalador, canopy, cine, deportes, cafés, pista atlética, cómodos sofás para leer o descansar, cómodas habitaciones, etc.

Este video que vez aquí debajo lo grabé en el puerto de Saint Maarten y aquí puedes apreciar la magnitud y el tamaño del Oasis of the Seas, el Crucero más grande del mundo.