Shares

Resulta que existe un hotel muy curioso, el Divorce Hotel, que le permite a las personas una escapada de fin de semana que contribuye a que las separaciones sean menos traumáticas. Las parejas pueden registrarse en el hotel el día viernes y para el domingo, cuando estén de salida, su matrimonio habrá terminado. Es algo que suena crudo y un poco difícil de asimilar, pero resulta ser un servicio útil para muchas personas.

Existen personas que acuden a un hotel para casarse, para celebrar su luna de miel o su enésimo aniversario, para descansar en familia o para escaparse en una aventura fugaz; ¿pero un hotel que puedes reservar para divorciarte? suena algo loco…

El Divorce Hotel es el primer alojamiento del mundo en ofrecer una ruptura exprés para aquellas parejas que quieran terminar su relación de una forma amistosa. El artífice del proyecto es el empresario holandés Jim Halfens, quien manifestó lo siguiente: “Después de ver el arduo proceso de divorcio de algunos amigos y comprobar la cantidad de tiempo, dinero y energía que perdían en el camino, decidí que el divorcio debía enfocarse como un nuevo comienzo. Y cuanto más rápido y menos traumático, mejor”

Así que el 14 de febrero de 2011, paradójicamente en un día de San Valentín, se puso en marcha el Divorce Hotel, por el que ya han pasado 15 parejas. Su fundador dice que la cifra puede parecer modesta pero hay que tener en cuenta que no todas las parejas que solicitan los servicios pueden acceder a ellos. Es fundamental que quieran divorciarse en términos amistosos.

Dormir separados, desayunar juntos

Una vez aprobada la solicitud, el hotel invita a sus clientes a preparar el equipaje para tres días, acompañado de grandes dosis de paciencia y buena disposición. El matrimonio se alojará en uno de los varios hoteles-boutique de cinco estrellas con los que colabora el Divorce Hotel. Según su fundador Halfens, las parejas hacen la reserva de forma conjunta, duermen en habitaciones separadas y los desayunos y las comidas las hacen en mutua compañía.

A lo largo del fin de semana un equipo de profesionales (mediadores, abogados, psicólogos, notarios, agentes inmobiliarios, etc.) les ayudará a poner fin a su matrimonio. En algunos casos, los huéspedes llegan a estar tan cómodos y desenvueltos que aprovechan el tiempo libre para hacer alguna visita turística por los alrededores.

Las tarifas parten de los 2.499 euros e incluyen las dos noches de hotel en un alojamiento cinco estrellas con diversos servicios para aliviar tensiones (extremadamente necesarios bajo estas circunstancias). Entre los servicios se encuentran: sauna, jacuzzi, carta de masajes, restaurante y cafetería, así como el asesoramiento y todos los trámites legales.

Por el momento, el Divorce Hotel se ha puesto en marcha en los Países Bajos, aunque su promotor no descarta llegar a España a corto plazo.

¿Qué tal te parece esta idea y el servicio que presta este hotel? Una de las grandes curiosidades en materia de viajes.

Shares