He perdido la cuenta de las veces que he visitado Salento, un maravilloso lugar. Por fortuna vivo en Pereira, en el corazón del eje cafetero de Colombia, y a tan sólo 30 minutos de Salento, un municipio del departamento del Quindío; por cierto llamado “El Padre del Quindío” por ser el municipio más antiguo, distinguido por la arquitectura de su plaza y de sus casas, por la amabilidad de su gente, por sus hermosos paisajes y su excelente clima.

La temperatura promedio de Salento es de 18 grados centígrados y tiene una población aproximada en el casco urbano de 3.500 habitantes y en la zona rural de 5.500 habitantes.

Si buscas en Internet por Salento, verás que muchas frases describen este paraíso, esta joya de la naturaleza en Colombia: “Salento, Paraíso Ecológico”, “Salento, Quindío, el pueblo más acogedor de Colombia”, “Salento, el pueblo de mil colores en Colombia”

Son muchas las cosas que me gustan de Salento, es un acogedor pueblo de colores en medio de una espectacular naturaleza. Sin embargo, es una caja de sorpresas. Al recorrerla verás cientos de casas antiguas que preservan sus fachadas pero el misterio por descubrir está por dentro… amplios pasajes comerciales con miles de productos, artesanías, bisutería y un sinfín de souvenirs; acogedores bares y restaurantes con amplia oferta de bebidas, licores y platos deliciosos con espectaculares presentaciones; además de mágicos hostales y hoteles para disfrutar en familia, en pareja o con los amigos.

.

salento1

salento2

.

Salento posee una gran variedad de atractivos turísticos y aquí te recomiendo algunos muy interesantes:

  • Calle Real: es la principal calle del pueblo de Salento, con pintorescas casas antiguas y una gran variedad de almacenes y talleres de artesanías donde se exhiben trabajos en madera, guadua, fibras naturales, tejidos, joyería, entre otros. También podrás ver locales con productos alimenticios a base de café, tiendas de diverso tipo, bares y restaurantes de comida típica y platos internacionales.
  • Iglesia Nuestra Señora del Carmen: es la iglesia insignia de Salento, ubicada en su plaza central. Fue la primera parroquia establecida en el Quindío, en 1.843. Fue afectada por el terremoto de 1.999, por lo cual fue reconstruida con una sola torre, con técnicas avanzadas de construcción, representativas del arte español y colombiano, que combinan maravillosamente.
  • Valle de Cocora: es un espectacular lugar para quienes aman la naturaleza. Está ubicado muy cerca de Salento, a tan solo 20 minutos en auto. Es famoso por ser el hábitat de la palma de cera y cuenta con una gran biodiversidad y riqueza paisajística de gran belleza, ya que presenta un ambiente montañoso y valles estrechos. Es el lugar más visitado por turistas nacionales y extranjeros, que durante todo el año arriban para disfrutar esta joya de la naturaleza en Colombia. Hay lugares amplios y seguros para acampar. Puedes disfrutar de paseos a caballo, además de un criadero de truchas a las cuales podrás alimentar a escasos centímetros. También hay buenos restaurantes con platos típicos de la región, por supuesto la especialidad es la trucha en diversas presentaciones.
  • Ecoparque el Mirador y Alto de la Cruz: es un maravillo lugar en lo alto de Salento, desde donde puedes divisar el Valle del Cocora y el casco urbano de Salento. Puedes subir por un sendero con un conjunto de escalas y también en auto para llegar más rápido.

 

salento3

salento4

.

Mis recomendados en Salento:

  • Hospedarse en “Hostal La Casa de Lili”. Otro maravilloso lugar en Salento. Un pequeño hotel con 5 habitaciones, excelente atención y un desayuno exquisito. La Casa de Lili está perfectamente ubicada sobre la Calle Real, la principal de Salento, muy cerca de las principales atracciones del pueblo. Lili es una gran anfitriona que ama su país y te carga de gran energía cuando hablas con ella. Se siente orgullosa de atender este mágico lugar y comparte sus experiencias con los viajeros. Como le pude decir a Lili, es un orgullo también tenerla a ella como una digna representante del turismo en Colombia. Las habitaciones en La Casa de Lili son muy cómodas, el baño es compartido, uno para hombres y otro para mujeres, con agua caliente. Te reciben con una taza de café y te hacen sentir como en casa. Los cuartos no tienen televisión, lo cual es ideal para el descanso y para desconectarse de lo cotidiano. Hay una salita de televisión con algo muy especial… un ambiente de muebles y libros acogedores que invitan a la reflexión y a compartir anécdotas con otros visitantes. Por cierto, verás huéspedes de diverso tipo, colombianos y extranjeros de todas las edades. Tienen Wi-Fi. El desayuno es maravilloso, mi recomendado es el gourmet con huevos napolitana, arepa, pan, jugo y café o chocolate. Realmente delicioso. Su precio es $6.000 (3 dólares). El precio de la habitación por persona es de $23.000 (12 dólares)
  • Almorzar en el restaurante “Balcones del Ayer”. He visitado este lugar en varias ocasiones y siempre volveré. Puedes degustar de una trucha deliciosa, en diferentes presentaciones (gratinada, al ajillo, frita). Mi recomendada es la trucha oriental y la trucha gratinada mixta (ambas con camarones). Te servirán el patacón más grande que hayas podido ver en tu vida (también conocido como tostón o frito, es una preparación a base de plátano verde aplanado). El precio por persona es de unos $25.000 (13 dólares)
  • Comer en el restaurante/bar “La Mojitería”. Es un maravilloso lugar para disfrutar cuando cae la tarde. Muy diferente a todos los demás, con excelente atención y buena música. Sirven deliciosos mojitos de diferentes sabores: piña, coco, mango, maracuyá, mora, etc. Sin embargo, lo especial del lugar son los platos que ofrecen y su espectacular presentación (ensaladas, carpaccios, crepes, pastas y carnes). Mi recomendación: mojito de coco y crepe de pollo con tocineta. El precio por persona es de unos $30.000 (15 dólares)
  • Tomar unos tragos en el bar “Camino Real”. Este sitio si que es grandioso, de esos que te dejan con la boca abierta. Es un lugar al aire libre, muy agradable, entre árboles y naturaleza, con mesas y bancos de madera como recién cortados del árbol. Las mesas son iluminadas en la noche con una vela y también existe una fogata que le da un toque romántico al lugar. Tienen gran variedad de platos y una amplia carta de licores y bebidas. Puedes llevar tu trago y pagar el “descorche” o derecho a tomar dentro del lugar. En mi caso llevé una botella de vino y pagué $20.000 por el descorche (10 dólares)

Te invito a visitar Salento en Colombia, sin duda uno de mis Destinos Turísticos preferidos.

 

salentosalentolilisalentotrucha